Liderazgo comercial en tiempos de COVID

Autor: Rodrigo Prado Yarur | Director & Fundador Imppulsor.

Ante la más absoluta falta de certezas, la mentalidad y templanza del líder son la luz que guía en caminos oscuros e inexplorados.

La pandemia del coronavirus es una de las amenazas más importantes que ha debido enfrentar el mundo en el último siglo. Esto, dado sus altos costos humanitarios, sociales y económicos, los cuales posiblemente se prolonguen más allá de la emergencia en países con menores recursos y niveles de desarrollo; pero también por su alcance, velocidad de expansión e imprevisibilidad, todo cual, hasta que no se cuente con una vacuna de efectividad probada, seguirá imponiendo fuertes niveles de presión sobre gobiernos, empresas y personas.

Esta presión se explica por los escenarios atípicos de incertidumbre que esta crisis genera, las restricciones a las que nos enfrentamos en el presente para desenvolvernos en nuestros planos personal y profesional, y las abruptas, y aún en parte insospechadas, posibles transformaciones que se abrirán a corto o mediano plazo como consecuencia de los efectos del COVID-19. La simultaneidad y alcance de todos estos factores, vuelve complejo su “modelamiento” o procesamiento para la toma de decisiones, lo que a ratos bien podría generar desorientación, sensaciones de pérdida de control e inestabilidad emocional en los líderes comerciales y empresariales.

Para comenzar a organizar una respuesta adaptativa frente a la crisis, lo primero es reconocer que se está frente a una amenaza con características extraordinarias y para la cual hay más preguntas que respuestas. Lo segundo es despojarse de patrones de respuesta válidos en otras circunstancias y abrirse a una cuidadosa improvisación operativa en la búsqueda de las respuestas más efectivas frente a los nuevos desafíos. En este punto es donde se vuelve más patente la administración como un arte y no como una ciencia.

Ante la más absoluta falta de certezas, la mentalidad y templanza del líder son la luz que guía en caminos oscuros e inexplorados. Los líderes pueden movilizar eficazmente a sus organizaciones definiendo prioridades claras y organizando equipos de trabajo que faciliten su cumplimiento, empoderando a las personas adecuadas para distribuir la toma de decisiones, aumentando así la capacidad de asimilación de información.

Si bien contextos como el actual exigen velocidad en la toma de decisiones, su particularidad es que, al mismo tiempo, la escasez de información para adoptarlas requiere de ciertos grados de reflexión antes de actuar. De aquí la importancia de una conducción moderada, pero no pasiva, capaz de avaluar críticamente el desarrollo de los hechos, que posea firmeza para tolerar presión y determinación para emprender acciones anticipativas.

Si bien contextos como el actual exigen velocidad en la toma de decisiones, su particularidad es que, al mismo tiempo, la escasez de información para adoptarlas requiere de ciertos grados de reflexión antes de actuar…

Por último, el liderazgo en este tipo situaciones requiere de la puesta en práctica de empatía hacia los colaboradores en términos de cómo esta crisis los afecte ellos y sus familias, de altos grados de transparencia y una retroalimentación constante sobre el estado de la empresa y mantener viva la unidad de propósito en torno a los objetivos de negocio del área comercial.

© Copyright Imppulsor 2020. Todos los derechos reservados.
Dejar un Comentario

Buscador de Workshops
Ads